Publicidad

Kindle Oasis 2019: al e-reader definitivo de Amazon le falta ser el más cómodo
Otros dispositivos

Kindle Oasis 2019: al e-reader definitivo de Amazon le falta ser el más cómodo

Publicidad

Publicidad

El más reciente Kindle Oasis por fin está en México: el acabado más premium entre los e-readers de Amazon, con un tremendo mínimo grosor y un aluminio que luce bien por donde se le mire, es, indudablemente, el más resbaladizo y delicado de todas las opciones entre Amazon y el competidor más directo, Kobo.

Hace unas semanas hablamos del Kobo Forma, luego de haberlo manipulado por espacio de dos semanas. Es momento de hacerlo con el recién llegado Kindle Oasis, el que pretende ser el e-reader definitivo en la categoría, con el gigantesco abanico de libros descargables del catálogo de Amazon, que pretende justificar los 5,649 pesos de su costo en México.

El diablo está en los detalles

Img 20190804 141050

Hay que comenzar diciendo que el Kindle Oasis tiene todas las bondades que podríamos esperar de un dispositivo para leer libros electrónicos de su gama y su precio: entre tantas nos encontramos con una batería de hasta seis semanas de autonomía, pantalla de siete pulgadas con 300 ppp, 188 gramos de peso, conexión micro-usb, resistencia al agua de IPX8 y versiones de almacenamiento de 8 GB y 32 GB.

La actualización que más entusiasmo genera el nuevo Kindle Oasis es la incorporación de ajustes en la temperatura de color, misma que puede programarse para que, a cierta hora, se active por default.

Img 20190804 151342 El ajuste de temperatura de color siempre está a la mano, pues está en el mismo menú que el ajuste de brillo.

El "Kindle más avanzado hasta la fecha" que es como lo anuncia Amazon, es sin duda también el más premium al toque. Le reviste al posterior una capa de aluminio que le impregna dotes de elegancia al primer vistazo. El aluminio tiene un muy sutil cepillado y afortunadamente es bastante resistente a las conocidas y odiadas huellas que usualmente dejan marcas en el aluminio.

Consecuentemente, los defectos que acompañan al material también están ahí. El Kindle Oasis 2019 es tremendamente resbaladizo, con decir que la primera vez que lo sujeté solo pudo haber sido un milagro lo que evitó aterrizara en el suelo. El peligro es latente incluso si se le sujeta desde el incorporado marco lateral que tiene los botones para avanzar y retroceder páginas, mismo que ha sido colocado ahí precisamente para mejorar la ergonomía del Kindle Oasis.

El detalle no es menor: tanto el Kindle Oasis como el Kobo Forma tienen como clave para su costo y considerarse tope de gama en e-readers, el sobrado marco lateral que debería permitir una auténtica cómoda sujeción. A diferencia del Kobo Forma el marco que funge como "agarradera" es totalmente liso al resto de la pantalla, contraviniendo la mejor experiencia de agarre.

Img 20190804 141353

Eso sí, al ser todos los marcos totalmente lisos por igual, el Kindle Oasis luce más fino por donde se le vea. Pero no solamente es el detalle del marco, también lo es su grosor.

El Kindle Oasis tiene en el segmento de la pantalla el menor grosor para un e-reader en México: 3.4 milímetros.

Img 20190804 141619 El Kindle Oasis 2019 vence a todos en la categoría de delgadez.

Como lo vimos también con el Kobo Forma, el marco pensado para la sujeción debe ser más grueso también. En ese extremo, los 3.4 milímetros se convierten en 8.4, apenas 0.1 que lo que el Kobo Forma en su extremo más grueso.

La principal diferencia de tamaños está en la pantalla. El panel más grande en los Kindle de Amazon está en esta, su versión Oasis, que alcanza las siete pulgadas en panel. El que el panel sea una pulgada más chico que el del Kobo Forma es lo que le permite ser menos largo y menos ancho, ganando así portabilidad.

La portabilidad sin embargo tiene un efecto indeseable. Que las dimensiones de largo y ancho sean menores, que tengamos aluminio como recubrimiento, y que la agarradera lateral se mantenga a nivel del panel, tiene como consecuencia que el Kindle Oasis se sienta más pesado.

Vaya sorpresa que me he dado al descubrir que, en números, aquello no es real. El Kobo Forma pesa 197 gramos, mientras que el Kindle Oasis pesa nueve gramos menos, 188. El asunto es que el peso está mucho más equilibrado en el Kobo Forma, haciendo que sea más difícil mantener al Kindle Oasis en una sola posición sosteniéndolo con una sola mano.

El peso contenido en un dispositivo de menor tamaño me ha obligado a cambiar, en intervalos de tiempo menores, de mano a mano. Eso sí, la pantalla no se orienta de forma horizontal solo con colocarle así (como sí ocurre con el Kobo Forma), sino que debe activarse desde el apartado de 'página' en el menú de 'configuración'.

Img 20190804 141339
Los formatos compatibles son AZW3, AZU, TXT, PDF, MOVI, HTML, DOC, DOCX, JPEG, GIF, PNG y BMP

Una lectura infalible

Más allá de su sentir premium que le resta maniobrabilidad, el Kindle Oasis es infalible para su propósito principal. Quienes disfruten de leer libros electrónicos estarán encantados con el abanico de opciones a la mano, con todo y que casi todas ellas ya las conocemos de las versiones más accesibles del Kindle, entre las que están los ajustes en tamaño y formato, tipo de letra, interlineado y márgenes.

Ninguna duda habremos de tener de los 300 puntos por pulgada, suficientes para que en lectura, incluso con las mejores condiciones de luz, sea imposible encontrar la ubicación exacta del pixel.

La propia pantalla es menos rugosa que la que hay en el Paperwhite de pasada generación. Es curioso que la mejora esté en el Kindle que, por sus botones, está pensado para que toquemos en lo más mínimo el panel.

La retroiluminación también juega a favor del Kindle Oasis, con 25 LEDs que permiten en software utiliar 24 niveles de brillo, los mismos que en el Kindle Paperwhite, aunque aquí sí hay sensores para que el ajuste de brillo se haga de forma automática. Como siempre, no hay que esperar mucho del ajuste automático, aunque no es lo suficientemente incómodo para tenerlo desactivado permanentemente.

A destacar, el Kindle Oasis 2019 sí es más rápido en ejecución que el Kindle Paperwhite de la generación pasada. No lo es tanto como para que nos olvidemos que estamos ante un aparato con tinta electrónica, pero sí lo suficiente para que cada vez menos impacientes elijan el papel físico por sobre el libro digital por los relativamente lentos cambios entre páginas o menús.

No hay que olvidar que quienes cuenten con algún dispositivo Echo ganan doble: al ecosistema se les suma Alexa, capaz de leer libros compatibles adquiridos en la Tienda Kindle y otros más que pertenezcan al servicio de suscripción de Amazon, Kindle Unlimited.

La opinión de Xataka México

Img 20190804 141108

La gran mayoría de las características en realidad no son nuevas. El Oasis 2019 de la generación anterior ya había alcanzado los 3.4 milímetros de grosor mínimo, también tenía una pantalla de siete pulgadas con luz de lectura integrada y 300 ppp. La clave está en los ajustes de temperatura en panel.

Por muy menor que sea la actualización, sí será una esencial para el lector más asiduo, que es a la vez, partidario de la tinta electrónica. Si el lector además es concienzudo con la estética de sus gadgets, el Kindle Oasis 2019 es para él.

Para quien no considere indispensable la pantalla con tonos cálidos, entonces la relación precio-especificaciones, podría no valer la pena, considerando sobre todo que la pasada generación de Kindle Oasis se encuentra con facilidad en Amazon México a casi 1,200 pesos menos.

La poca diferencia de prestaciones hace sin embargo que tengamos que plantearnos el poco espacio de crecimiento y mejora, donde la resolución con que contamos es ya la más óptima posible, lo mismo que sucede en las categorías de batería y calidad de pantalla. Una y otra vez parece que el rubro más significativo para elegir entre una y otra opción cuando hablamos de e-readers de gama alta está en el diseño y en la ergonomía, y en este último el Kindle Oasis podría ser de los mejores, pero no tiene la corona.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir