Publicidad

El FBI captura al joven hacker de 21 años quien es acusado de robar secretos a Nintendo desde 2016

El FBI captura al joven hacker de 21 años quien es acusado de robar secretos a Nintendo desde 2016
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Ryan S. Hernández, conocido como 'RyanRocks' en internet, es un joven de California con apenas 21 años. Ryan ahora mismo acaba de ser declarado culpable de crackear los servidores de Nintendo en múltiples ocasiones desde 2016.

De acuerdo a una acusación presentada ante el Tribunal Federal del estado de Washington en diciembre pasado, y que se hizo pública hace unos días, se especifican algunos detalles de las actividades de Hernández, quien ahora está en custodia por parte del FBI.

Accedió a "información privada" y hasta descargó "versiones de juegos no oficiales"

Según se explica en los documentos del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Hernández utilizó desde 2016 diversas técnicas de phishing para robar las credenciales de inicio de sesión de diversos empleados, lo que le dio acceso a parte de los servidores de Nintendo.

Una vez con los accesos, Hernández se dedicó a descargar "miles de archivos, incluyendo herramientas de desarrollo propietarias e información no pública, así como detalles y versiones de videojuegos no oficiales y no publicados", según se explica en la acusación.

Durante 2019, algunos foros en Reddit y Discord discutían de posibles filtraciones a los servidores de Nintendo, incluso existía un chat room llamado "Ryan's Underground Hangout", donde se publicaba parte de la información que obtenía Hernández. El problema fue que 'RyanRocks' decidió publicar un supuesto kit de desarrollo de Nintendo, el cual contenía un malware oculto de acceso remoto, algo que fue detectado por la comunidad hacker y sumamente criticado.

Enrique Vidal Flores Esnqfltvxge Unsplash

El FBI detectó por primera vez las actividades de Hernández en 2017, pero al ser menor de edad y una falta menor, sólo recibió una amonestación así como la promesa de que "detendría cualquier actividad maliciosa". Sin embargo, Hernández volvió a crackear a Nintendo en 2018 y 2019, lo que hizo que el FBI pudiera proceder con una nueva acusación.

Debido a esto, el FBI pudo entrar a la casa de Hernández en junio de 2019, donde decomisaron una cantidad no especificada de discos duros, los cuales contenían "miles de archivos propiedad de Nintendo", así como "imágenes sexualmente explícitas de menores de edad en una carpeta etiquetada como 'BAD STUFF'.

Ahora mismo Hernández busca un acuerdo que lo llevaría a pagar una multa de 260,000 dólares a Nintendo, mientras que los fiscales buscan una cifra mayor así como una pena de hasta tres años en prisión. La sentencia se dará a conocer durante el próximo mes de abril.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios