La guerra espacial ya está aquí: una startup lanzará en un cohete de SpaceX “satélites de persecución” para espiar otras naves espaciales

True Anomaly Satelite
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

La compañía True Anomaly está preparando su primera misión orbital para el mes de octubre de 2023, en la que se lanzarán dos naves espaciales de persecución orbital utilizando un cohete de SpaceX a la órbita terrestre baja.

Estas naves, conocidas como "Jackals", no tendrán armas, ojivas o láser, pero en cambio, tendrán la capacidad de realizar operaciones de proximidad de encuentro (RPO), que les permitirá acercarse a otros satélites y desplegar una serie de sensores sobre ellos, en un intento de probar tecnología capaz de revelar los sistemas de armas o de vigilancia de sus rivales, o directamente ayudar a interceptar comunicaciones.

Para esta primera misión, nombrada Demo-1, los Jackals solamente se “espiarán” entre sí, usando sus propulsores, radares y cámaras multiespectrales a unos pocos cientos de metros, pero según el ex mayor de la Fuerza Aérea de EE. UU., Even "Jolly" Rogers, quién se incorporó recientemente a la empresa.

Si todo sale bien, se prevé desplegar miles de naves espaciales autónomas al servicio del ejército de Estados Unidos controlados tanto por un equipo de operadores humanos, así como de inteligencia artificial para “perseguir a los adversarios dondequiera que vuelen”, así como proporcionar herramientas responsablemente.

Rogers detalla que para entregar esas herramientas, primero se necesita conocer qué tipo de tecnologías están desplegando en el espacio los adversarios de Estados Unidos, lo que requiere de “defensas activas”, con equipo capaz de realizar tanto trabajo de protección, pero también de maniobra y de fuego, en este caso, como interferencias, guerra electrónica y ataques cibernéticos.

Diseno Satelite True Anomaly
El concepto de una nave de True Anomaly

Entre estos ejemplos, Rogers menciona que se puede deshabilitar tácticamente naves espaciales enemigas, lo que puede significar la “pérdida de un grupo de ataque de portaaviones completo o su supervivencia”, además de que hay muchas formas de destruir estas naves sin arruinar el entorno ni generar más basura en el espacio.

Los retos que plantea el sistema

El concepto detrás de las RPO no es nada nuevo, actualmente hay proyectos de naves espaciales que sirvan como remolcadores espaciales para reparar o reubicar satélites averiados o hasta para eliminar basura espacial peligrosa, sin embargo, con True Anomaly, es la primera startup que se enfoca explícitamente en el mercado militar, según Brian Weeden, director de planificación de Secure World Foundation, una fundación privada que promueve soluciones cooperativas en el espacio.

De acuerdo con Arstechnica, los ingenieros de True Anomaly además de fabricar los satélites Jackal, están trabajando en un sistema de control basado en la nube para integrar agentes autónomos y operadores humanos usando el motor comercial Unity para probar físicas de alta fidelidad que les permitan a las naves maniobrar en el espacio.

Etapas True Anomaly

El medio también detalla que el primer desafío para la compañía está en mantener intactos sus propios equipos, principalmente porque las misiones de persecución de satélites adversarios son más "riesgosas", pues puede que no existan diagramas o diagnósticos sobre cómo se ve otro satélite para saber que se encontrará.

Esto puede derivar en una colisión con miles piezas de basura espacial generada, lo que podría dañar a los satélites y crear todavía más desechos, por lo que entre sus grandes compromisos, Rogers dice que la prevención de choques es una posibilidad que se sigue de cerca y de forma agresiva para actuar de forma responsable y "sostenible" en el dominio espacial.

Comentarios cerrados
Inicio