La crisis de agua en Nuevo León, explicada: cómo ocurrió el desabasto más importante que un estado de México haya enfrentado jamás
Otros

La crisis de agua en Nuevo León, explicada: cómo ocurrió el desabasto más importante que un estado de México haya enfrentado jamás

Monterrey se está enfrentando actualmente a una crisis por la falta de agua, que ha derivado en cortes en el suministro, medidas para reducir el consumo, aumentos en las tarifas y hasta multas por regar el jardín y lavar el auto utilizando agua potable.

Lo primero que hay que saber es que Monterrey en su zona metropolitana está alimentada por dos principales presas, Cerro Prieto y La Boca, que desde hace unos meses ya se encontraban en niveles bajos (9.88% y 25.28% respectivamente al corte de febrero), sin embargo la situación se ha encarecido y actualmente de acuerdo al Sistema Nacional de Información del Agua, Monitoreo de las Principales Presas de México, se encuentran en un porcentaje de llenado del 2% y 9% cada una.

En consecuencia, desde el mes de febrero, Nuevo León declaró un estado de emergencia por Sequía Extrema, lo que colocaba a la región en una condición precaria para enfrentar la primera parte de 2022.

Las principales acciones para reducir el consumo

Desde entonces las medidas de ahorro del líquido fueron suspender actividades que ameritaban uso excesivo de agua y se tomaron acciones preventivas para evitar la operación de la infraestructura del agua.

Se difundieron acciones específicas para ahorrar líquido en el uso de baños, aseo personal, limpieza de ropa y trastes, además de formas para cuidar los jardines y fomentar el reciclaje de agua.

Riego Jardines

La falta de lluvias derivó en que estas presas comenzaran a quedarse sin agua y, a pesar de los llamados a la población, la respuesta de algunos ciudadanos no fue la esperada, pues de acuerdo con Juan Ignacio Barragán Villarreal, responsable de Agua y Drenaje de Monterrey, entre el 25 y 30% de la población había incrementado su consumo para regar jardines y llenar albercas en medio de la crisis.

Otros cambios para "obligar" a que se use menos agua

Las tarifas de consumo de agua por metro cúbico fueron aumentadas, como una medida para disminuir el consumo desde el mes de marzo, estableciéndose costos extra por saneamiento y un cargo ecológico voluntario para los usuarios que consumieran más de 10 metros cúbicos de agua al mes.

Esta tarifa de saneamiento cubre los costos de remoción de contaminantes en el agua residual, por lo que para uso doméstico con un consumo mayor a los 10 m3/seg, el aumento sería de un 12.5% aplicable a la tarifa de consumo de agua, mientras que en comercio e industria sería del 25% de su tarifa de consumo.

Al mismo tiempo se implementó el uso de reductores de presión para aquellos usuarios que consumieran más de 75 metros cúbicos mensuales, mismos a los que se les cobraría un cargo adicional por la instalación del mismo.

Una de sus últimas (y quizá más extremas) medidas, es el nuevo tipo de multas, que castiga hasta con casi mil pesos a todas aquellas personas que laven su auto o rieguen el jardín utilizando agua potable, cambiando las reglas establecidas en la Declaratoria de Emergencia de Sequía, publicadas el 2 de febrero de 2022.

La situación es tan crítica que ha habido desabasto de agua embotellada y aumentos de precios considerables. Por ejemplo un garrafón pasó a costar de los 43 pesos a los 50, mientras que los camiones que distribuyen el producto llegan a venderlos hasta por 100 pesos de forma ambulante.

Anaqueles Vacios En Tiendas
Los anaqueles en los supermercados sin agua embotellada.

De momento Barragán Villarreal, señala que esta es la peor crisis hídrica de las últimas décadas y que se está trabajando para llevar el suministro de agua a todos los sectores y municipios.

Entre estas acciones se encuentra el reparto equitativo del líquido, sobre todo para colonias más alejadas de los tanques de almacenamiento y las colonias localizadas en las partes más altas.

También se están implementando horarios de distribución de agua de 4 a 10 de la mañana todos los días, junto a tanques cisterna y sistemas de bombeo, así como tuberías adicionales para reforzar el abasto y se perforan nuevo pozos para reemplazar la pérdida de agua de las presas.

A pesar de estas medidas El Financiero documenta varias protestas por parte de la ciudadanía, desde insultos en redes sociales, apedreo de unidades que distribuyen agua, así como bloqueos de carreteras por los afectados de algunas colonias que llevan semanas sin recibir agua.

Por último él gobernador Samuel García anunció un "Plan Maestro del Agua para Nuevo León", con la intención de garantizar el abasto en el estado durante los próximos 50 años, a través de proyectos a mediano y a largo plazo, acompañado de una inversión de 25 mil millones de pesos en proyectos de agua.

Temas
Inicio