Compartir
Publicidad

La alerta sísmica en México se actualiza: con ayuda de este algoritmo, ahora podrá sonar con 8 segundos extra de anticipación

La alerta sísmica en México se actualiza: con ayuda de este algoritmo, ahora podrá sonar con 8 segundos extra de anticipación
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A casi un año del sismo del 19 de septiembre de 2017, es importante que la labor de mejoramiento de los altavoces y del funcionamiento de la alerta sísmica no se detenga. En Ciudad de México, en aquel día la alerta sísmica sonó, pero poco tiempo después de que el movimiento comenzara, debido a que el epicentro fue intraplaca y localizado a escasos 89 kilómetros de la capital, justo en donde se encuentran Puebla, Morelos y Ciudad de México.

Armando Cuéllar ha ideado un software para repensar la alerta sísmica, y cómo es que pone en sobre aviso a los capitalinos. Su trabajo forma parte de su tesis de posgrado de Ciencia de la Tierra, y sus principales resultados son dos: que se determine si se activa la alerta sísmica en solo tres segundos, y que ofrezca hasta 8 segundos de ventaja para reaccionar, ante un sismo con características similares al del de 19 de septiembre de 2017.

El trabajo de Cuéllar ya ha llamado la atención del Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (CIRES), que ha decidido implementarlo de inmediato en la alerta sísmica.

La onda de un sismo, como la onda de una gota de agua

El director de tesis de Cuéllar, Gerardo Suárez, lo explica de esta manera: las ondas de un sismo son muy similares a las que se generan cuando cae una gota de agua sobre un depósito de agua, hay dos ondas, una primaria y otra secundaria. Actualmente el sistema de alerta sísmica espera a percibir las dos ondas para iniciar la alerta. Su algoritmo, en cambio, solo espera a la primera onda, y decide sobre si es tan potente que es necesario activar los altavoces.

Suárez Gerardo Suárez, director de tesis de Cuéllar

Mientras que la primera onda se percibe como un sonido grave, la segunda es la que causa el característico movimiento del suelo.

El no tener que esperar a la segunda onda es lo disminuye sustancialmente el tiempo de respuesta, de manera que en los tres primeros segundos luego de que se genera el sismo, el algoritmo de Cuéllar ya ha determinado si la alerta se activa.

Así, podrían ganarse hasta 8 segundos, valiosos cuando el epicentro es muy cercano a Ciudad de México.

"Quizá ocho segundos de ventaja pudieran parecer pocos en comparación con los dos minutos que se tienen cuando el origen del temblor está en las costas, pero son clave para que centros educativos, hospitales, sistemas de seguridad y la población en general tomen previsiones"

Gerardo Suárez, director de tesis de Armando Cuéllar

Cuando los sismos se generan en la costa, no hay mucho problema sobre el tiempo de anticipación de la alerta, puesto que las ondas sísmicas viajan más lento que las ondas de radio o las magnéticas. Por ello, el algoritmo servirá especialmente para cuando se trate de sismos intraplaca.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio