Publicidad

Con pólizas de seguro y sin tarifa dinámica: así regresan los scooters eléctricos compartidos a las calles de Ciudad de México

Con pólizas de seguro y sin tarifa dinámica: así regresan los scooters eléctricos compartidos a las calles de Ciudad de México
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Grin y Bird son dos empresas que comenzaron operaciones en Ciudad de México con monopatines eléctricos compartidos que se colocan en vía pública sin necesidad de una estación. En su momento probamos Grin y les hablamos sobre su dinámica, para que no poco después su operación fuera cancelada debido a la necesidad de la SEMOVI de emitir lineamientos apropiados para su funcionamiento, tal y como lo que pasó con las bicicletas sin estación, como Mobike y VBike.

Luego de que los lineamientos de la prueba piloto para scooters se publicaran en la Gaceta Oficial de Ciudad de México, Grin confirmó que su registro se hizo con éxito y que volverán a operar con normalidad.

Bird por su parte o ha anunciado lo propio, y tampoco hay noticias de Lime, el otro competidor que estaría cerca de llegar a México, o al menos eso esperábamos antes del anuncio de la nueva normativa de la SEMOVI.

Lo que dicen los lineamientos

El aviso por el que se da a conocer la operación de la prueba piloto de los sistemas de monopatines eléctricos es similar al que conocimos en su momento respecto al tema de las bicicletas compartidas. Ahí se establece que las empresas deberán no solo tener el acta constitutiva para operar como empresa en México, sino que deberán orquestar una propuesta técnica sobre el proceso de implementación y los beneficios en la movilidad de la ciudad.

Se redactará también un análisis de la demanda de viajes, análisis de origen y destino potenciales, y otros factores que contribuyan a establecer con claridad el polígono de operación de la flotilla.

Dqowurguwaaub1q Esta es la zona en donde Grin puede operar en Ciudad de México.

A los usuarios que usen los monopatines se les brindará una poliza de seguro de cobertura amplia, y en cuanto a los vehículos, estos deberán tener identidad gráfica y su identificador GPS.

En cuanto a precios, al no haber un sistema equivalente proporcionado por sector público, no existe alguna indicación que les obligue a no rebasar ciertas tarifas, tal y como ocurrió con las bicis compartidas privadas que no deben ser más caras que el sistema Ecobici. Lo que sí, es que no podrá haber tarifas dinámicas; el esquema tarifario será uno solo y deberá quedar establecido ante la Secretaría de Movilidad.

Para evitar que los vehículos queden abandonados en la calle, se específica que en caso de que alguno estorbe en vía pública o esté fuera del polígono de operación, se le podrá remitir a un depósito vehícular. Esta medida en teoría también está para las bicis compartidas, sin que se le esté aplicando con mucha efectividad.

Finalmente, la operación piloto durará 30 días hábiles puesto que ese es el plazo máximo para emitir los lineamientos definitivos. Una vez más, si comparamos con el tema de las bicis compartidas, no sería la primera vez que los plazos no se cumplen, pues en lo que respecto a la prueba piloto para Mobike y VBike, los lineamientos definitivos debieron estar 60 días hábiles después del aviso de la prueba piloto, mismo que fue publicado a mediados de marzo pasado.

El pasado 8 de agosto la SEMOVI informó que seguía revisando el cumplimiento de las empresas a la prueba piloto.

Imagen | Grin

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir