Compartir
Publicidad

Por el robo de sus unidades, Grin, la única empresa de scooters con permiso para operar en CDMX hará una 'pausa'

Por el robo de sus unidades, Grin, la única empresa de scooters con permiso para operar en  CDMX hará una 'pausa'
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México comenzó el 29 de julio el retiro de bicicletas y scooters que no tienen permiso para operar en la capital, lo que incluye a Movo, Lime y Mobike. Las últimas dos empresas entraron al proceso de subasta para conseguir un permiso, y pese a haber ganado, no hicieron el pago correspondiente (6.2 millones para Mobike, 12.6 para Lime).

Enmedio de la batalla legal, Grin fue la gran ganadora, siendo la única empresa que pagó los 24.5 millones ofrecidos para obtener el permiso para operar 1,750 unidades en la capital. A tan solo unos días después de la operación, sorpresivamente, Grin se despide de forma indefinida, con su gerente general Santiago Jiménez asegurando que a pesar de parecer una locura, no lo es.

El problema a diferencia de Lime y Mobike no es uno legal, es el robo de sus unidades.

La Ciudad de México se quedó sin scooters oficiales por ahora

En la carta publicada por la mañana, Grin asegura que a partir del día de hoy, 30 de julio, ya no se encontrarán patines en las calles de la ciudad. En el tiempo de pausa se harían ajustes para mejorar el servicio, se migrarán se sistemas, pero, lo más importante, se afianzarán mecanismos con las autoridades para "prevenir el robo de nuestros patines". La declaración es tajante: "Al día de hoy el robo de patines en CDMX representa el mayor reto para la operación de Grin".

Tabla Estos son los montos ofrecidos por las empresas que participaron en el proceso de obtención de un permiso. Con Lime fuera Grin se quedó como el único que consiguió un permiso de la SEMOVI.

Con Movo y Lime fuera de la ecuación, la Ciudad de México se quedará, hasta nuevo aviso, sin scooters funcionando de forma legal. Además, con el levantamiento de scooters de la vía pública, parece cuestión de tiempo para que no haya más patines disponibles para los usuarios.

Mientras el asunto se resuelve con Mobike, la oferta de bicicletas compartidas sin anclaje también se ha visto sumamente afectada, toda vez que la empresa se había quedado con la mitad de unidades del parque vehicular permitido por la Secretaría de Movilidad. De momento solo podría haber 2,400 bicicletas operando, 500 de Dezba y 1,900 de Jump, quienes pagaron 900,000 y 2.4 millones respectivamente. La Secretaría de Movilidad ya comenzó una fase extraordinaria para asignar el número de unidades que le pertenecían a Mobike.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio