Publicidad

AT&T en México, a un año de su llegada ¿cambió el mercado de las telecomunicaciones?

AT&T en México, a un año de su llegada ¿cambió el mercado de las telecomunicaciones?
19 comentarios

Publicidad

Publicidad

En enero de 2015 Iusacell pasó a ser oficialmente parte de AT&T y tres meses después (abril) le tocó el turno a Nextel-México. Ambas le costaron 4,375 millones de dólares, un 69% de lo que la empresa ganó en 2014 (6,200 millones de dólares), según sus estados financieros respectivos. Para agosto la empresa anunciaba su desembarco y oferta formal para los consumidores mexicanos. Aquí contamos todos esos detalles.

Han pasado doce largos meses durante los cuales la empresa estadounidense arrancó con una oferta inicial que desilusionó a muchos y sedujo a otros tantos. Su cambio de imagen de Iusacell-Nextel a AT&T tuvo que acelerarlo luego de un planteamiento inicial conservador. Sus movimientos comerciales obligaron a la competencia a mover ficha rápidamente. En suma, un año interesante pero también con una sensación de que se esperaba más ¿o no?.

Cuando recién iniciaba su aventura mexicana el CEO de la empresa, Randall Stephenson, declaró al principal periódico de su ciudad sede, The Dallas Morning News, que la empresa sería muy diferente para finales de dicho año (recuérdese también la compra de DirectTV). Y efectivamente ya lo es. No es ya una empresa con presencia única en EE.UU., pero ¿a un año es también diferente el mercado de las telecomunicaciones en México? ¿Estarán contentos los clientes actuales de AT&T? ¿Le ha robado mercado a Telcel? ¿Han bajado los precios de los planes?.

Algo de historia en telecomunicaciones y situación actual

Primero un poco de historia. Hasta junio de 2013 el mercado de la telefonía móvil en México estaba ampliamente dominado por Telcel (alrededor de 70%), conllevando a que los usuarios pagásemos planes tarifarios caros y con beneficios limitados. En mi caso pagaba mensualmente 600 pesos por 3GB, como 200 minutos, cinco números “gratis” (siempre y cuando no te pasaras de cinco minutos de charla) y como 100 mensajes SMS. Si viajaba al extranjero y usaba mi móvil el desfalco era brutal.

Pero resulta que en ese mismo mes entraron en vigor reformas constitucionales en materia de telecomunicaciones y competencia económica que sentaron las bases para que se emitieran leyes secundarias y, entonces así, entrasen nuevos competidores al mercado que veían condiciones más favorables para competir y… ganar dinero. Resaltó por mucho AT&T. De hecho la única a gran escala. Lentamente las noticias de inversiones de tal empresa y otros operadores virtuales comenzaron a llegar.

Estamos en 2016. Tres años después, el mercado de las telecomunicaciones se muestra más dinámico y con crecimientos respetables en facturación, según cifras de The CIU que reportamos en su momento, lo cual significa que más mexicanos deciden hacer al smartphone su mejor amigo (para muchos un costoso amigo).

La distribución del mercado es ahora…igual. Telcel sigue dominando el mercado móvil con alrededor del 70%, sin embargo hay un cambio de fondo: su empresa matriz (América Móvil - AMX) ya no gana tanto dinero como antes. Al segundo trimestre del 2016 su utilidad neta consolidada cayó en 45.2%. La competencia de AT&T y Telefónica está pegándole de lleno.

Es cierto que aún con tales datos negativos, AMX sigue ganando miles de millones de pesos (7,700 millones al 2º Trimestre de 2016), pero tal tendencia es preocupante para ellos pues son precisamente las utilidades las que permiten invertir en mejorar la infraestructura propia, mantener a los inversionistas contentos, ofrecer planes atractivos, subsidiar móviles, emprender campañas de publicidad y demás estrategias que conllevan a mantenerte competitivo en el mercado.

Considerando tal contexto, la ventaja de AT&T México es que su empresa matriz tiene los recursos suficientes para una larga lucha en el mercado mexicano, más no así Telefónica – México, cuya matriz enfrenta serios retos por su alta deuda. Incluso se ha especulado de su posible venta a otro operador internacional.

Tres Empresas La verdadera competencia apenas está comenzando.

En el plano de la oferta comercial actual de AT&T no diré mucho. Mis colegas han escrito artículos donde reportaron sus planes iniciales y donde comparan puntualmente la oferta que hoy en día tienen con la de sus dos competidores principales. Resaltaré que la empresa ha ido adecuando sus planes conforme ha ido reaccionando el mercado. Fue el primero en ofrecer llamadas ilimitadas a EE.UU. y sin cargo de roaming. Fue el primero en darte meses gratis siempre y cuando pagaras meses por adelantado.

Junto con Telefónica, ha aceptado que las manufactureras de smartphones comercialicen sus móviles de manera directa, lo cual Telcel no (ejemplo; caso Motorola), aunque últimamente ha sido más flexible en el tema (Huawei vende algunos modelos directamente y no es vetado por Telcel). En resumen, se están dando hechos (relevantes o no) que le están configurando una nueva cara al mercado de las telecomunicaciones en beneficio de los consumidores.

AT&T, experiencia propia y ajenas

En lo personal soy cliente de Telcel. Por ahora hay dos razones principales; a) su cobertura -por mi trabajo viajo constantemente, en ocasiones a lugares remotos- y b) la baja de precios en sus planes. Hoy pago 400 pesos por 3GB de datos, llamadas ilimitadas en México, EE.UU. y Canadá, redes sociales "gratis" y algo más. Lo mismo que me ofrecerían AT&T y Telefónica.

Pero también tengo experiencia indirecta como consumidor con la empresa estadounidense, dado que mi esposa está con ellos. Y como a ella le importa un cacahuate todo este tema, prácticamente soy yo quien se encarga de monitorear su servicio. Mi esposa decidió migrar de Telcel a AT&T en febrero pasado (yo hice todo el trámite) y al momento no ha tenido problema alguno con la cobertura, velocidad de navegación y calidad de llamadas.

En otros ámbitos del servicio, diré que los procesos de facturación son similares en ambas empresas: ambas me mandan la factura electrónica a mi correo, aunque Telcel sólo la versión PDF lo que me obliga a ingresar a su página para descargar la XML, implicando tiempo. El desglose de la factura es adecuado en ambos casos, aunque la página de Telcel (una vez que se accede) me parece más amigable y agradable a la vista.

Pero hay un factor donde en teoría Telcel debería llevar la delantera; en la cobertura y de calidad, una de las razones por la que estoy con ellos. En seguida relato dos casos.

Dos semanas atrás pase una semana en mi ciudad de origen (Saltillo). En uno de ellos acudí a Hipólito, un pueblo localizado a 70km al oeste rumbo a Torreón. En el kilómetro 63 se toma un ramal hacia el norte y a 7km aprox. se llega al pueblo, en medio del desierto. Mi padre utiliza AT&T desde hace años cuando era Nextel porque su señal llega con fuerza a Hipólito, de donde es originario. En cambio mi señal de Telcel era débil, casi imperceptible. Pues bien, la situación sigue siendo igual desde hace cuatro años.

Hipolito Ago 2016 En Hipólito, Coahuila, AT&T gana en cobertura. Imagen: Jaime Villasana Dávila.

El otro caso corresponde a un colega del trabajo con quien intercambio con cierta frecuencia ideas y anécdotas sobre smartphones y temas relacionados. El martes pasado me llamó para informarme que se había cambiado de Telefónica a AT&T. Y estaba más que contento porque descubrió que en Navolato (Sinaloa), donde actualmente pasa tiempo por un proyecto que ejecuta, y en Zapotlanejo (Jalisco), donde vive, tiene cobertura 4G. Con su anterior compañía sólo 3G.

Este par de casos empíricos me insinúan algo; que quizá sea momento de migrar a AT&T, lo cual puedo hacer cuando lo decida pues estoy en un plan libre con Telcel. La millonaria inversión que realiza la estadounidense para ampliar su cobertura (quiere llegar a 100 millones de personas a finales de 2018) y consolidar el pago del servicio de celular con una sola empresa, me suenan tentadores.

¿Pero en verdad tales argumentos son suficientes para cambiarme? ¿Vale la pena vivir la experiencia (ya no tan tortuosa) de la portabilidad, misma que ya experimenté con la línea de mi esposa? ¿Realmente ganaría algo más allá de tener mejor cobertura cuando visite Navolato, Zapotlanejo e Hipólito la próxima vez? ¿Cuántos más como yo habrá ahora mismo en México haciéndose las mismas preguntas? ¿Cómo ganarse a esos clientes que están a nada de tomar la decisión de cambiarse?

Conclusión

AT&T cumple un año en México y mi agradecimiento principal es que haya obligado a Telcel a brindar beneficios que hace poco no imaginábamos. Su incursión ha generado nuevas dinámicas que quiero pensar van a generar todavía mayores beneficios para los usuarios en general y los suyos en particular. Por lo pronto, en los últimos meses es la empresa que menos clientes se le van, según datos del IFT difundidos por diversos medios, quien señala que Telefónica cedió 1.1 millones, Telcel 637 mil y AT&T sólo 294 mil, en números redondos, en el periodo junio 2015 a junio 2016.

Además teniendo menos clientes que Telefónica, factura más que ella (10,770 contra 7,921 millones). Algo dirán tales números.

¿Mi queja contra AT&T? Su resistencia a que IFT elimine los prefijos 044, 045, 01 y, espero, el ridículo 1 cuando te marcan al celular del extranjero y que deben marcar luego de teclear 52 (clave de México). Argumenta que puede afectar sus actividades operativas y comerciales. Increíble que mantenga dicha postura cuando apenas se está construyendo una imagen ante usuarios que quieren se les haga la vida más fácil.

Es pues para mí, tal negativa, una mancha (quizá la única por ahora) en su corta vida en México. Veremos cuál será su desempeño en su segundo año.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir