Compartir
Publicidad

Samsung Galaxy S5, análisis

Samsung Galaxy S5, análisis
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Año con año Samsung nos ha acostumbrando a presentarnos una renovación de su móvil estrella con Android, y como éste no iba a ser la excepción ante tal acción, durante el pasado Mobile World Congress 2014 la firma surcoreana hizo oficial el nuevo Samsung Galaxy S5, su nuevo terminal estrella que llega a competir con algunos otros gama alta durante esta primera, y parte de la segunda, mitad de año.

Desde hace unos meses México vió llegar el dispositivo de forma oficial, hemos asistido a su evento de presentación, e incluso les compartimos nuestras primeras impresiones tras probarlo unos cuantos minutos, pero ahora, después de que haya sido nuestro teléfono principal por unos días, les traemos un completo análisis del Samsung Galaxy S5, ¿empezamos?.

Durante el MWC 2014 todos esperábamos a que las firmas que presentaran nuevos terminales insignia se decidieran por dar un impulso notable en la renovación de sus dispositivos; más resolución, mayor potencia, mejor cámara, y diseños alejados a lo que vimos en años anteriores. Pero en vez de eso parece que todas, incluida Samsung con su Galaxy S5, decidieron mantener la personalidad de sus creaciones anteriores y ponerse en línea -conforme especificaciones técnicas- respecto a la competencia.

Especificaciones técnicas

En el caso específico de los surcoreanos, éstos han decidido hacer pequeñas mejoras en el hardware que ya nos presentaron el año pasado, pero manteniendo la escencia de un chipset de cuatro núcleos, pantalla de cinco pulgadas Full HD, y una cámara con significativa resolución acompañada de alguna tecnología propia. A continuación dejamos una tabla que detalla todas las especificaciones técnicas del terminal:

Samsung Galaxy S5 (SM-G900F)
Dimensiones físicas 142 x 72.5 x 8.1 milímetros, 145 gramos
Pantalla SuperAMOLED de 5.1 pulgadas
Resolución 1920 x 1080 pixeles (432 ppi)
Procesador Qualcomm Snapdragon 801, cuatro núcleos a 2.5 GHz
Procesador gráfico Adreno 330
RAM 2 GB
Memoria 16 GB / 32 GB, ampliable con microSD
Versión software Android 4.4.2 KitKat con personalización TouchWiz
Conectividad 4G/LTE, WiFi 802.11ac, NFC, Bluetooth 4.0 LE, USB 3.0, IR(infrarrojo)
Cámaras Trasera 16 megapixeles con Flash LED (tecnología ISOCELL) / Frontal 2.1 megapixeles
Batería 2800 mAh (extraíble)
Características adicionales Certificación IP67, lector de huellas dactilares, y sensor de ritmo cardíaco
Precio 12 379 pesos

Diseño

Como ya lo dijimos párrafos arriba, para este principio de año notamos a los fabricantes muy conservadores conforme al diseño que nos han presentado en ocasiones anteriores. Se había estado rumoreando que por fin Samsung se decidiría por eliminar al plástico de la lista de materiales para su buque insignia, pero no fue así, el Galaxy S5 mantiene un cuerpo confeccionado en su totalidad de plástico y con un diseño industrial parecido a su versión anterior que, si bien no cae mal en mano, comparado con su competencia -que opta por metal o cristal como materiales, sumado a diseños exquisitos- ya se nota un paso abajo.

galaxy-s5-analisis

Revisando el diseño del móvil, y comparándolo con el de su antecesor, notaremos que apenas y se hicieron cambios al respecto. La firma ha decidido eliminar las curvas en su lado superior, e inferior, para dejar un diseño más recto y rectangular, aunque tratando de hacerlo cómodo con la curvatura de las esquinas. Las dimensiones por supuesto que crecen en las tres direcciones, incluído su peso, pero todo por beneficiase de una diagonal de mayor tamaño, y una batería con más capacidad.

Todo el marco, aunque es fabricado en plástico, ha sido pintado de color cromo queriendo dar una imitación a metal que, si lo vemos a distancia parece que lo han conseguido, pero cuando el terminal pasa por las manos no puede engañarnos. En los laterales, y montados sobre ese mismo marco, están tres botones físicos: encendido, subir volumen, y bajar volumen, éstos están en la posición correcta -respecto a su altura- pues nos es fácil llegar a ellos sosteniendo el terminal con una sola mano, y su construcción parece bastante sólida.

galaxy-s5-analisis

Del lado superior nos encontramos con un jack de 3.5 milímetros para conectar auriculares, así como uno de los dos micrófonos, y el infrarrojo. Por último nos vamos a la parte inferior, y ahí estará el segundo micrófono más una tapa que cubrirá el puerto microUSB 3.0 que, si bien ya lo vimos incluído en el Galaxy Note 3, extrañamos que no incluya un cable para sacarle provecho. Si se preguntan por qué existe una tapa para puerto microUSB, la certificación IP67 de su lista de especificaciones nos lo deja en claro, aunque será un apartado del que hablaremos más adelante.

galaxy-s5-analisis

Samsung no quiere arriesgarse y apuesta por seguir su trabajo bajo materiales plásticos con líneas de diseño continuistas.

La tapa trasera es un punto de cambio en este móvil con respecto a su antecesor, y pasa de tener un acabado brillante a uno totalmente mate con la misma textura imitación piel vista en el Galaxy Note 3, pero ahora con un patrón de puntos en toda la superficie. Esta tapa cae muy bien en mano y su textura hace que el terminal no se resbale tan fácilmente, sin embargo, ante los ojos no puede pasar desapercibida su confección plástica. Aquí también encontraremos el sensor fotográfico -que sobresaliendo un poco de la tapa nos da la sensación de que podría sufrir rayones al colocarse sobre ciertas superficies-, un flash LED, el sensor de ritmo cardiaco, y el altavoz.

Repasando el frontal vemos que los surcoreanos han decidido mantener la inclusión de un trío de botones, dos táctiles y uno físico, pero con éste último le han apostado a la seguridad biométrica con un sensor de huellas dáctilares -que detallaremos párrafos más adelante-, también encontraremos el auricular para las llamadas, la cámara frontal, diversos sensores, y una de las mayores protagonistas en el terminal, una pantalla de 5.1 pulgadas.

galaxy-s5-analisis

Desde que Sony popularizó la resistencia al agua y polvo con ciertas certificaciones en sus terminales, muchos otros fabricantes han visto esto como punto que pueda darle un valor añadido a sus móviles, y Samsung ha sido uno de estos. El Galaxy S5 incluye una certificación IP67 que, si bien no lo coloca en la posición de ir meternos a una piscina y sacar un par de fotografías bajo el agua, le da un valor añadido ante algún contacto accidental con líquidos, claro con la limitación, si lo vamos a sumergir, de que no sea por más de media hora y a un profundidad menor a un metro.

De hecho a la resistencia le encontramos mucha utilidad en donde vivimos pues, por ser un lugar con excesivas lluvias, tuvimos la confianza de sacarlo del bolsillo y utilizarlo; realizando llamadas, contestado correos y mensajes, e incluso tomando alguna que otra fotografía. En detalle nos atrevemos a decir que esta certificación será más que agradecida por usuarios que por “x o y” razón estén en constante contacto con el agua.

galaxy-s5-analisis

En conclusión, respecto al diseño, vemos que Samsung no ha querido arriesgarse a tocar terrenos desconocidos y decide optar por lo que le sale mejor; un cuerpo confeccionado en plástico con algunos toques de personalidad que lo tratarán de diferenciar del resto. Y decimos “lo que le sale mejor” porque con esto, aunque ya esté por debajo de sus competidores que optan por exquisitos diseños, sigue siendo uno de los más delgados (8.1 milímetros) y ligeros (145 gramos) , sumado a que en mano nos ha parecido muy cómodo, y que su certificación IP67 le da un valor añadido ante situaciones específicas.

Pantalla

De los aspectos más interesantes a revisar en este Galaxy S5 es el apartado de su pantalla, y no era para menos cuando la firma ha decidido dar un salto importante en las mejoras implementadas en su versión anterior, para así poner a la altura de un LCD su famosa apuesta por los paneles Super AMOLED. El tamaño sólo tuvo un aumento de 0.1 pulgadas, y su resolución se mantiene en los 1920 x 1080 pixeles, sin embargo, su nueva disposición de la matriz de subpíxeles bautizada como Diamond (dejando a un lado la distribución PenTile) es el aspecto que hace subir el listón a este panel.

galaxy-s5-analisis

Desde que empezaron los rumores del terminal, y algunas filtraciones, todo apuntaba a que el móvil subiría en resolución, pero no fue así. Samsung decide mantener el Full HD en una diagonal de 5.1 pulgadas, dando como resultado principal una densidad de 432 ppi (que bajan conforme su versión anterior: 441 ppi), y por consiguiente una visualización buena de los detalles, y por supuesto, de contenidos a tal resolución.

La firma coloca su panel Super AMOLED a la altura de los abundantes LCD.

Sin embargo, ya pudiendo comparar -sobre el papel- este panel con los números del nuevo buque insignia de LG, que decide apostar por el 2K, se nos antoja conocer cómo hubiera sido del trabajo de Samsung con un panel a tal resolución.

Pasando al rendimiento general del panel, que bien se mejora con la disposición Diamond, éste muestra una reproducción de color muy buena, con negros y blancos muy apegados a la realidad, y un brillo que sobresale cuando lo utilizamos en exteriores. Con respecto a éste último detalle, es importante mencionar que bajo el modo manual no alcanzaremos el brillo máximo que ayudaría a su visualización bajo la luz del sol, sino que tendrá que ser el modo automático cuando podremos llegar hasta unos 698 nits.

galaxy-s5-analisis

Del lado opuesto, que es igual de importante como el brillo máximo, el panel puede tener un brillo mínimo de 2 nits, siendo éste la excelente opción para visualizar contenidos en plena obscuridad sin perder calidad de color en la pantalla.

Sin lugar a dudas podemos confirmar que Samsung ha realizado un excelente trabajo con la pantalla del Galaxy S5, que ojo, no sólo se ve reflejado en su calidad, brillo, y reproducción de color, sino también en un menor consumo energético (que presumiblemente es aproximadamente 27% menor que la de su antecesor), por lo que nos adelantamos a definir como una de las mejores pantallas del mercado.

Rendimiento y autonomía

Con la mayor parte de apuestas, para el mercado de gama alta, presentadas por cada respectivo fabricante, no quedan dudas de que la mayor parte del hardware interno será similar entre ellos, y sí, incluido el del Samsung Galaxy S5 que hoy estamos analizando. En detalle estaremos ante uno compuesto por un chipset Qualcomm Snapdragon 801 (con cuatro núcleos a 2.5 Ghz) acompañado de 2GB de RAM más 16 GB o 32 GB de almacenamiento ampliable con microSD, así que ¿cuál es su rendimiento?.

galaxy-s5-analisis

Es un terminal de gama alta, así que cumple muy bien con esa etiqueta que se le coloca. Al utilizarlo en el día a día, que me parece más importante que los números de un benchmark, no sufrimos de ningún cuelgue inesperado, ni de falta de potencia en aplicaciones, y juegos, con un consumo excesivo de recursos. Claro que para los amantes de los benchmarks aquí dejamos los respectivos resultados de los dos más famosos:

galaxy-s5-analisis

Sin embargo, aunque el conjunto sea potente y mueva con demasiada fluidez las aplicaciones o juegos, un punto donde sigue dando fallos Samsung es en su capa de personalización TouchWiz. Ésta sigue dando problemas de lentitud en las animaciones de diferentes apartados, por ejemplo: la multitarea, la vuelta al escritorio desde el cajón de aplicaciones, o la salida de una aplicación.

Ya no estamos ante diferencias notables en el hardware de los gama alta de las compañías, pues ahora el rendimiento se basará en la optimización que le agregan a su capa de personalización.

Sabemos que hay opciones para hacer mejoras al respecto, como por ejemplo entrar en el modo desarrollador y hacer las animaciones el doble de rápidas (que por estar en este apartado de entrada se tiene que prevenir los problemas técnicos que podría acarrear) o en un caso más extremo optar por meterle mano con la instalación de ROM’s, pero creemos que este problema tendría que venir resuelto desde un principio sin necesidad de hacer cambios adicionales al terminal.

Claro que dentro de este mismo capítulo vamos a hablar de la autonomía. Para esto la compañía está aprovechando el aumento de tamaño del terminal para subir de 2 600 mAh (en su versión anterior) a los 2 800 mAh manteniendo la idea de que esté accesible por el usuario y esconda bajo ella las ranuras tanto para el micro SIM como para la microSD.

Al final de cuentas con esta batería la firma consigue superar de forma ligera lo que comúnmente vemos en el mercado de gama alta, y en más detalles; con una carga completa la batería libra todo un día intensivo y deja suficiente carga para sobrevivir la noche. Ya sobre un uso moderado, con pocas llamadas, algunas notificaciones, poca navegación, y ningún -o casi ningún- uso fotográfico, el terminal terminará sobreviviendo lo cercano a dos días enteros.

galaxy-s5-analisis

Aunque dentro de este apartado lo más interesante es conocer los modos de ahorro de energía que se le regalan a este terminal, y no hablo del simple modo de ahorro de energía que comúnmente vemos en otros terminales, sino del nuevo modo ‘Ultrahorro de energía’. Este modo cambiará toda la interfaz a una muy básica mostrada en escala de grises, además limitará el acceso a cierto número de aplicaciones, y la conexión a Internet solo estará disponible mientras tengamos encendida la pantalla, incluso también la pantalla de bloqueo cambia, y los botones de navegación no se iluminarán.En más detalle, con éste modo ‘Ultrahorro de energía’ teniendo la mitad de la carga se promete una autonomía de hasta seis días.

Sin lugar a dudas parece que Samsung ha encontrado una buena forma de sacarnos de un apuro cuando sepamos que no estaremos ante nuestra estación de carga, y por supuesto que lo logran de una forma ingeniosa, así como también útil. Nos gusta.

El sonido, siendo un apartado en el que pocos fabricantes ponen empeño, está dentro de los parámetros de lo básico. Un único altavoz, de tamaño sumamente pequeño, no llega a sobresalir en ningún aspecto, y solamente cumple con su cometido por incluirse.

Por último no tenemos que olvidar hablar de su calidad en llamadas, y apartado de conectividad. La recepción de señal de operadores móviles es buena, y su radio de captura WiFi también está dentro de lo común, todo esto se complementa con 4G/LTE, NFC, y Bluetooth 4.0 LE.

Cámara

Con cada fabricante optando por tecnologías propias en el apartado fotográfico de sus terminales, era de esperar que Samsung quiera sus minutos de popularidad trayendo algunas mejoras puntuales al sensor fotográfico del Galaxy S5. En detalle la firma incluyó en el terminal un sensor de 16 megapixeles con tamaño de 1/2.6 pulgadas, y apertura f/2.2, sumándo además una tecnología de mejora en el sensor bautizada como ISOCELL, que según y promete colores más cercanos a la realidad.

galaxy-s5-analisis

Pero más que esa mejora meramente técnica y aplicada directamente al sensor, la cámara del móvil destaca por la incorporación de varias novedades bajo su software, y hablamos en específico del modo HDR en tiempo real, que aplica igual en la grabación de video, y su propio modo de enfoque selectivo, sí el mismo que nos permitirá enfocar la foto aún después de que ésta ha sido capturada.

El software que domina a la cámara es sencillo y poco configurable, con tres botones en el lateral derecho: Modo, Obturador, y Grabación, y cinco en el lateral izquierdo: Cámara trasera/delantera, Configuración, y otros tres totalmente configurables, donde en estos últimos podremos anclar accesos directos a cualquiera de las configuraciones permisibles por el software.

galaxy-s5-analisis-14.jpg

En general la cámara del Galaxy S5 funciona bien en condiciones de buena iluminación, llevando consigo una buena reproducción de color y detalle. Además la velocidad de su enfoque, que es algo de lo que Samsung presume en la hoja de especificaciones, es sumamente alta debido a la incorporación de la tecnología de detección de fase.

galaxy-s5-analisis
galaxy-s5-analisis

Claro que no todo es bueno en esta cámara, ya que en escenas de baja luminosidad el sensor empieza a resentir su incapacidad de capturar más luz, y además se extraña enormemente un botón dedicado al obturador, y más sabiendo la importancia que se le está dando a este apartado en los teléfonos de gama alta.

Respecto al modo de enfoque selectivo, como era de esperar, en condiciones de buena luz se comporta como debería. Estas tomas son posibles gracias la captura de varias imágenes en una misma escena que después se juntan todas para fabricar solamente una. Estas nos permiten tener tres enfoques diferentes: cercano, lejano, y panorámico. Aquí un ejemplo de los tres tipos de enfoque en una misma captura:

galaxy-s5-analisis

Dentro de las posibilidades de grabación de video igual nos encontraremos con diferente modos, aunque ante todos destacaremos primero el que nos permite capturar imágenes en movimiento a una resolución UHD, sumado al que permite tener un alto rango dinámico (HDR) con visualización en tiempo real, y al modo en cámara lenta, que cada vez se hace más común en terminales de gama alta.

Para terminar con el apartado fotográfico mencionaremos que la cámara frontal tan solo cumple con su cometido, no destaca ante sus competidores, pero tampoco es tan desagradable su rendimiento, aunque obvio en éste caso el sensor sí pedirá a gritos buena luminosidad para hacer un trabajo decente.

galaxy-s5-analisis

Sensores, la apuesta por seguridad biométrica y la salud

En este terminal la firma surcoreana está intentando abrirle paso a dos cuestiones novedosas, una de ellas es la seguridad biométrica y otra la salud, ambas definidas con la inclusión de dos sensores que, aunque hoy en día ya no son muy novedosos, tratan de darle un valor adicional al móvil respecto a dos apartados donde se quiere comprometer la compañía.

En primer lugar, hablando de la seguridad biométrica, Samsung está incorporando un sensor de huellas dáctilares en el botón de inicio, sí el de ‘Home’. Con dicho sensor, por ahora, solo se ofrecen tres opciones, una de ellas desbloquear el terminal para así omitir la inclusión de un PIN, patrón, o contraseña, otra es realizar pagos por medio de PayPal, y por último, también podremos verificar nuestra cuenta de Samsung con ella.

galaxy-s5-analisis

La configuración del sensor es sencilla, pasaremos la huella que queramos capturar un cierto número de veces y listo, sin embargo, más complicado es su utilización en el día a día. En específico notamos esto porque el sensor necesita de forma obligatoria que pasemos nuestra huella con el mismo ángulo en el que la registramos. No es difícil realizar tal acción, pero dá lugar a realizar muchos fallos antes de pueda reconocer nuestra huella como correcta.

Aunque el sensor de huellas dáctilares es interesante, su extrema exactitud al medir ángulos puede penalizar la experiencia en el uso del día a día.

Claro que ante esto hay varias opciones, una de ellas es que registremos un dedo de la mano opuesta con la que tomamos el terminal para así colocar nuestro dedo siempre en la posición correcta (cuestión que desde un punto de vista práctico resultará menos productivo), o la otra es que en la memoria, de tres huellas, grabemos el mismo dedo en tres diferentes ángulos para que así con tan solo una simple variación de él el sensor detecte la huella como válida.

Agradecemos que Samsung esté pensando en incorporar estas novedades a nivel de seguridad, y es más; creemos que en un entorno empresarial (dentro de KNOX 2.0) habrá un futuro prometedor para el sistema, pero desearíamos ver más aplicaciones que lleven su uso más allá del desbloqueo del móvil, como por ejemplo PayPal que, desde un punto de vista personal siendo usuario intensivo, se le saca mucho provecho.

galaxy-s5-analisis

En segundo lugar, tocando el tema de la salud, la surcoreana decide darle un importante empuje a su ecosistema ’‘S Health’ con la inclusión de un singular sensor: uno de ritmo cardíaco. Éste está colocado bajo su sensor fotográfico, y funciona a base de la iluminación de nuestro dedo por medio de un diodo emisor de luz mientras el respectivo sensor detecta el flujo de nuestra sangre. La tecnología de Samsung, respecto al sensor, no es nada novedosa, pero sí presume de ser la primera incorporada en un smartphone.

Para hacerlo funcionar bastará con entrar al respectivo apartado de ‘Frecuencia cardíaca’; en ‘S Health’ y nos pedirá colocar el dedo para iniciar con la lectura. La exactitud del resultado ya depende de qué tanto movimiento hagamos mientras se realiza la lectura, o de si estamos callados o no durante la misma, pero en general funciona bastante bien.

Sin embargo, más que solo el conocer nuestra frecuencia cardíaca, Samsung apuesta a que al sensor se le saque provecho con el demás entorno de salud incorporado.

galaxy-s5-analisis

‘S Health’ es el nombre de este ecosistema, y su inclusión en el Galaxy S5 es por medio de una aplicación con el mismo nombre. La aplicación, y el ecosistema en sí, basa su funcionamiento en hacer una recopilación de nuestras actividades físicas por medio de diferentes mini-aplicaciones, claro que todo con el objetivo de montarnos un plan de objetivos a realizar, ya sea conforme al ejercicio: carrera, paseo, ciclismo, senderismo, etc. o a calorías quemadas/consumidas de nuestro cuerpo, y a los que sumamos las mediciones del sensor cardíaco.

La propuesta de Samsung por la salud nos parece acertada -aunque en nada diferenciada con las de otros fabricantes de dispositivos cuantificadores- y además con un prometedor futuro bajo la idea de estar incluida en sus dispositivos wearables (relojes y cuantificadores), a los que han bautizado con la etiqueta Gear.

Software

Con la salida de Android 4.4 KitKat todos esperábamos que Samsung decidiera hacerle cambios a su capa de personalización TouchWiz, y como fue, la palabra se cumplió aunque con unos resultados no tan sorprendentes como todos lo esperábamos. No hay rastros de darle a la capa de personalización un aspecto de Android stock, sino que con la actualización Samsung deja en claro que quiere imprimir un sello de identidad aún más marcado con respecto a la interfaz Android que todos conocemos.

galaxy-s5-analisis

Uno de los ejemplos más evidentes de este cambio es el centro de notificaciones, en él ahora encontraremos una larga lista de accesos a configuración rápida que pasan a ser iconos redondos, además de algunos atajos, y configuración de parámetros básicos, como el brillo en pantalla. El menú de configuración también recibe cambios estéticos con la inclusión de esos mismos íconos redondos.

Samsung tiene que implementar más mejoras a TouchWiz, sí o sí.

En detalle esta actualización de TouchWiz nos ha parecido un cambio parcial de la interfaz que vimos incluída en el buque insignia anterior, y claro que pensada para sacarle partido algunas de las novedades de KitKat, incluyendo los detalles estéticos como las trasparencias, nuevo color a los íconos, y funciones.

galaxy-s5-analisis

Pero más que una capa de personalización visual, TouchWiz también es la oportunidad para que Samsung incluya dentro de su teléfono estrella un montón de software propio y utilidades que le darán un valor añadido a tal diagonal. Agradecemos que les saquen provecho a las mejoras que ya nos mostró la compañía en el Note 3, y ahora las implemente en este terminal, como por ejemplo la ‘Caja de Herramientas’(accesos directos de aplicaciones en cualquier lugar), la función ‘Multi-window’ (dos aplicaciones abiertas en pantalla) , o ‘Air View’ (previsualización de contenido sin tocar la pantalla). Podemos confirmar que para situaciones específicas estas funciones nos han sido bastante útiles.

Por último, dentro del apartado del software, no podemos dejar pasar desapercibido el nuevo modo ‘Magazine’ incluído. Éste nos prometia ser un centro de noticias personalizadas basado en nuestros intereses, o perfiles sociales asociados, y sí, cumple con ello, sin embargo, el modo no es nada propio de Samsung, sino que hace uso del popular servicio Flipboard para mostrarnos nuestra “revista personalizada”, así que poco valor le tomamos más que por poder visualizar la aplicación con un simple gesto, que obvio consumirá su respectivo número de recursos.

La opinión de Xataka México

Parece que este principio de año inicia con una competencia bastante fuerte sobre quién quiere llevarse el trono del mejor smartphone de gama alta, y Samsung quiere lograrlo siendo demasiado conservador con el Galaxy S5 mejorando de forma demasiado puntual aspectos en los que ligeramente flojeaba su buque insignia del año pasado.

La firma no se atreve a pisar otros terrenos respecto a materiales y diseño industrial, y aunque no podemos decir que el resultado obtenido con este modelo sea malo (veánse el peso y grosor, hasta hoy insuperables), ya se antoja que Samsung decida apostar por mejorar sus líneas para permitirle llevar a su móvil estrella un diseño más digno al sobrenombre de “buque insignia” que siempre lo acompaña. Aunque claro que aquí en definitiva hay que destacar su certificación IP67, siendo ésta un gran plus para el smartphone.

galaxy-s5-analisis

El hardware interno apenas mejora con respecto a su antecesor, y se encuentra parejo respecto a sus competidores directos, punto que, aunque no es negativo, sí nos pone a pensar que en un futuro no muy lejano le veremos mejora, tal vez con un aumento en su RAM, y un chipset con mejor apartado gráfico. Aunque antes de esto desearíamos que Samsung le dé otra revisada a su personalización TouchWiz pues, si bien tiene características que le dan valor adicional al producto, el rendimiento aún puede ser optimizado para moverse con una mayor fluidez.

Aunque por otro lado también hay algunos puntos en los que, hasta ahora, pocos se le acercan. Tal es el caso de esa exquisita pantalla que porta; con una excelente reproducción de color, sumada a negros y blancos más reales, y un interesante comportamiento bajo la luz del sol.

galaxy-s5-analisis

Y por último a destacar el apartado fotográfico que es totalmente digno y acorde con el precio que estamos pagando por el móvil, una cámara con un comportamiento excelente en buenas condiciones de luz pero que flojea, como muchos otros, cuando no hay suficiente. Eso sumado a interesantes mejoras en el apartado del software fotográfico.

El Samsung Galaxy S5 es un buen smartphone que tendrá que luchar contra grandes competidores.

El Samsung Galaxy S5 es el nuevo terminal estrella de la firma surcoreana que viene a competir contra contrincantes bastante duros, aunque a la compañía, a primera vista, le notamos la delantera teniendo un excelente historial respecto a creaciones anteriores. En México por ahora solo compite con el Sony Xperia Z2, que bien dejamos en claro en su respecitvo análisis; es un gran terminal, así que tocará esperar para ver con qué nos toparemos cuando el LG G3, y HTC One M8 (si es que llega a México) aterricen por estas tierras.

9.1

Diseño 8.25
Pantalla 9.75
Rendimiento 9.5
Cámara 9
Software 9
Autonomía 9

A favor

  • Excelente pantalla
  • Certificación IP67
  • Cámara con rendimiento excelente en escenas con buena luz

En contra

  • Diseño industrial y materiales lejos de la competencia
  • Cámara con bajo rendimiento en escenas con poca luz
  • TouchWiz tiene que mejorar, sí o sí

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio