En Marte no se desperdiciará ni las aguas grises: así se planea reutilizar el agua de baño de astronautas para convertirla en combustible

En Marte no se desperdiciará ni las aguas grises: así se planea reutilizar el agua de baño de astronautas para convertirla en combustible
Sin comentarios

Si la humanidad quiere sobrevivir en Marte, una vez que logre establecerse en el planeta, se deberán maximizar todos los recursos disponibles. Para eso, un equipo del Centro Tecnológico Español Tekniker, está trabajando junto con la Agencia Espacial Europea (ESA), en un sistema que combina luz solar y los residuos de los astronautas, para así producir combustible.

De acuerdo con Borja Pozo de Tekniker, la intención es hacer un reactor que produzca propulsor espacial directamente en Marte usando aire del planeta, que es un 95% dióxido de carbono. El reactor, combinará la luz solar y las "aguas grises" de los astronautas, es decir las procedentes de duchas, bañeras o lavamanos, con bajo contenido de materia fecal.

El sistema funciona a través de un proceso "fotoelectroquímico", usando materiales catalizadores de alta eficiencia para obtener hidrocarburos como el metano y monóxido de carbono, además de otros alcoholes, a partir del CO2 en la atmósfera y las aguas residuales.

Además, con este proceso también se podrá desintoxicar el agua utilizada, y funcionará al mismo tiempo como un método de reciclaje y de sistema para producción de combustible.

Marte está tan lejos que hay que pensar en viajar (y sobrevivir) durante años

De acuerdo con el oficial técnico de la ESA para el proyecto, Jean-Christophe Berton, esta investigación no solamente podría servir para arrojar nueva información sobre la producción de combustible en la superficie de Marte, sino que también tiene posibles aplicaciones en la Tierra, como alimentar estaciones remotas en la Tierra o ayudar a encontrar nuevas formas para descarbonizar la atmósfera de nuestro planeta.

La importancia de desarrollar un sistema de este calibre tiene que ver principalmente con las limitadas ventanas de oportunidad para enviar misiones a Marte, pues la Tierra y el planeta rojo solo están lo suficientemente cerca uno del otro cada 26 meses.

La ahora "pausada" misión ExoMars, que se lanzaría este año, aprovecharía una ventana de lanzamiento en septiembre de 2022 para llegar a Marte tras nueve meses de viaje | Imagen: ESA

Esto significa que quienes viajen desde la Tierra, deberán pasar al menos 18 meses en Marte antes de poder regresar a casa y necesitarían contar con las capacidades para sobrevivir durante este periodo en el planeta.

También se deben considerar otros factores, como que contar con agua, oxígeno, alimentos y combustible para la tripulación durante tanto tiempo, sería una carga demasiado pesada para lanzarla en un cohete, y por eso se deben aprovechar los recursos ya disponibles en Marte, en un enfoque llamado "Utilización de Recursos in situ" o ISRU.

Imagen: ESA

Temas
Inicio