Compartir
Publicidad
Más allá de Teotihuacán y Chichén Itza: las mejores 21 zonas arqueológicas "desconocidas" para visitar en México
Otros

Más allá de Teotihuacán y Chichén Itza: las mejores 21 zonas arqueológicas "desconocidas" para visitar en México

Publicidad
Publicidad

México el país en el que vivimos es tan diverso que en su territorio de dos millones de kilómetros cuadrados, vivieron muchísimos grupos étnicos antes de la llegada de los españoles, cada uno de esos grupos tenía su lengua, sus costumbres, su cosmovisión, sus deidades y su forma de adorarlas.

Justo de esos rituales, y pensando en los sacerdotes y gobernantes que los lideraban, se construyeron muchas ciudades que con sus pirámides, murales y mascarones, nos permiten viajar en el tiempo cuando los contemplamos. Aquí 21 de las menos conocidas Zonas Arqueológicas de México.

1. Zaachila, Oaxaca

A solo 15 minutos de la ciudad de Oaxaca se alza Zaachila, una de las pocas ciudades estado de los mixtecas-zapotecas que continuaba habitada a la llegada de los españoles. De acuerdo con la Relación de Tlacolula y la Relación de Mitla, las alianzas matrimoniales dieron inicio a las uniones de estos pueblos antiguos.

Los edificios más importantes son las tumbas descubiertas en la zona, que están adornadas con figuras de estuco que representan el inframundo, entre ellas destaca el tecolote. Visitar esta zona arqueológica tiene un costo de 45 pesos, el área cuenta con sanitarios y servicios de visitas guiadas.

2. Chalchihuites, Zacatecas

A tres horas de Zacatecas, o a dos y media de la capital de Durango, se encuentra Chalchihuites, también llamado Alta Vista, un sitio arqueológico de la rama súchil de la cultura Chalchihuite, su nombre viene del náhuatl chalchihuitl que significa piedra preciosa. Este lugar enmarcado por tres cerros: El Picacho Pelón, el Chapín y el Pedregoso fue importante para la observación del tránsito del sol a lo largo del año y anticipar el cambio de las estaciones.

Dentro de sus estructuras destacan: El salón de las columnas, la pirámide del sol, el templo de las calaveras y el laberinto. La cuota de acceso es de 45 pesos, dentro del lugar se cuenta con un museo de sitio con diversas piezas que vale la pena recorrer.

3. Becán, Campeche

Estructura IV Becán Foto: PhillippN

Más próxima a la capital de Quintana Roo, que a la de Campeche, se asienta Becán cuyo nombre en maya significa camino o cavidad dejada por el correr del agua, haciendo referencia a un foso que rodea las principales estructuras de este imponente sitio arqueológico del sureste mexicano.

Dentro de las diversas estructuras que lo conforman destaca la estructura IV sobre estas líneas, con una escalinata central y en cuya cima se localizaban varias habitaciones orientadas hacia el patio, en la fachada se encuentran algunos mascarones zoomorfos hechos con mosaico. La estructura IX es la más alta de Becán con 32 metros, muy probablemente fuera el santuario principal de este sitio arqueológico. La entrada cuesta 60 pesos, y en el lugar podrás hallar sanitarios, venta de publicaciones y reproducciones y también estacionamiento.

4. Tehuacalco, Guerrero

Tehuacalco es el único asentamiento en Guerrero con influencia olmeca y de arquitectura monumental, se localiza a 50 minutos de Chilpancingo, en esta zona arqueológica es posible contemplar pirámides, petrograbados y cuevas de culto al sol. Su nombre proviene del náhuatl tehuacalli y hace referencia a las oquedades que efectuaban nuestros ancestros en las piedras con motivos rituales.

Dentro de sus estructuras principales se encuentra el juego de pelota de casi 38 metros de largo, y una pirámide de 20 metros de altura. Por su ubicación entre cuatro cerros que delimitan los puntos cardinales, se encuentran muchas referencias arqueoastronómicas, como el tránsito de venus que quedó registrado en algunos de sus petrograbados. El INAH no establece un costo de admisión, pero en el sitio se encuentra un área de recepción y estacionamiento.

5. Dzibilchaltún, Yucatán

Localizado a solo 15 kilómetros de Mérida, Dzibilchaltún es un sitio arqueológico al que muchas personas acuden durante los equinoccios, ya que en su estructura más importante, llamada el Templo de las 7 muñecas, el paso del sol se ve entre sus puertas este y oeste.

Todo el sitio que tiene una extensión de 16 km2 se encuentra conectado por un sacbé o camino de tierra blanca, en el lugar se cuenta con un cenote llamado Xlacah donde los visitantes pueden sumergirse y disfrutar de sus cristalinas aguas, también cuenta con un museo de sitio donde puede hallarse importante información acerca de Uxmal, Chichén Itzá y otras ciudades mayas. El acceso es de 65 pesos, y el gobierno del estado de Yucatán cobra una cuota adicional de 77 pesos, sin embargo, para quienes acrediten ser mexicanos, la cuota baja a 44 pesos y el acceso es libre los domingos.

6. Quiahuiztlán, Veracruz

Históricamente Quiahuiztlán fue el sitio donde los españoles pactaron con los totonacas una alianza para derrotar al imperio tenochca, en su época de apogeo fue ciudad, cementerio y fortaleza, se localiza sobre el cerro de los Metates cerca del poblado de Villa Rica.

Dentro de sus muros se ubican tres cementerios, un juego de pelota y dos plazas, en una de ellas se localizan dos pirámides, una de ellas es más grande y se encuentra ricamente decorada, en la otra sobresale una piedra de estilo mexica. La cuota de acceso es de 45 pesos, es fácil llegar al sitio a través del transporte público.

7. Malinalco, Estado de México

A una hora de La Marquesa por la carretera a Toluca, se encuentra la zona arqueológica de Malinalco que destaca por tener un templo monolítico, es decir, labrado en la piedra de un cerro. En este sitio se graduaban los guerreros águila y los guerreros ocelote.

La estructura 1 es ese templo monumental que a los costados de las escaleras centrales presenta dos esculturas de ocelotes, y en la entrada las fauces de una serpiente, relacionada con el culto a Quetzalcóatl y con los rituales y sacrificios que hacían quienes querían convertirse en guerreros del ejército azteca. La entrada es de 60 pesos, en el recinto podemos encontrar sanitarios, estacionamiento y guardarropa.

8. Tingambato, Michoacán

Una de las cosas que caracteriza a esta zona arqueológica es la construcción de plataformas sobre las cuales se erigieron pirámides, juego de pelota y varias tumbas, se encuentra cerca de Morelia y Uruapan.

La pirámide cuenta con 36 escalones, desde su cima es posible apreciar todo el conjunto arquitectónico, y hasta cierto punto, su estructura, recuerda a la de Chichén Itzá. La cuota de acceso es de 55 pesos, en el lugar hay sanitarios y se pueden contratar visitas guiadas.

9. Cañada de la Virgen, Guanajuato

A solo 16 kilómetros de San Miguel de Allende se encuentra el sitio arqueológico llamado Cañada de la Virgen, de acuerdo con los hallazgos, los habitantes de este sitio regían sus vidas por los tránsitos de Venus, la Luna y el Sol.

Por la estructura del sitio puede considerarse como un reloj lunar que ayudaba a los pobladores a establecer los mejores momentos para la caza y la recolección. En su parte central se observa un patio hundido que probablemente fue utilizado como espejo de agua para seguir el movimiento de los astros por el firmamento.

10. Guachimontones, Jalisco

Guachimontones Foto: Neikame

También llamado Teuchitlán por su cercanía con esta cabecera municipal, este sitio arqueológico de Jalisco, está presidido por una pirámide circular, cuenta también con dos juegos de pelota, un anfiteatro y otras estructuras.

Por la forma y la disposición de los escalones de la pirámide principal, se cree que estaba dedicada a Ehécatl, dios del viento, y por el hallazgo de un palo semejante al utilizado por los voladores de Papantla, se cree que tendrían un ritual análogo. El sitio cuenta con estacionamiento, sanitarios y una sala interpretativa. La entrada es libre.

11. Pahñú, Hidalgo

Perteneciente a la cultura xajay, que está ligada con los otomíes, Pahñú, en la comunidad de La Mesilla, está dedicado al dios otomí Otontecutli, dios del fuego viejo. Su desarrollo fue paralelo al de Teotihuacán, pero estuvieron suficientemente "apartados" para no sufrir el colapso junto con ella.

Pahñú sirvió a los otomíes para observar el tránsito solar, y poderse regir de acuerdo con los movimientos del astro rey. Se localiza a 15 kilómetros de Tecozautla, y es bastante fácil llegar utilizando el transporte público. La entrada es libre, y hay que tomar en cuenta que se requiere caminar desde el pie de la carretera hasta la zona arqueológica.

12. Toniná, Chiapas

Toniná Foto: Poppy

Presidida por una pirámide de 700 años de antigüedad y más alta que la pirámide del Sol en Teotihuacán, Toniná es sin duda la acrópolis del Valle de Ocosingo, y que tiene colindancias con la antigua ciudad de Palenque y con Guatemala. Su nombre en tzeltal significa "La Casa de Piedra".

Otras estructuras admirables son el juego de pelota, el altar de los sacrificios y el templo de la guerra. El costo de la entrada es de 60 pesos y en el lugar encontrarás sanitario, estacionamiento, auditorio y taquillas. Su cercanía con Ocosingo, Palenque y San Cristóbal de las Casas lo hace un destino imperdible en tu visita a Chiapas.

13. El Chanal, Colima

Solo 4 kilómetros separan El Chanal de la ciudad de Colima, en este sitio con trazas evidentemente urbanas, se rendía culto a Ehécatl y a Tláloc, por los bajorrelieves de estas deidades que pueden apreciarse en algunas de las estructuras.

Además de los vestigios de una pirámide, puede encontrarse un juego de pelota, altares y plazas. Entre las ruinas se encontraron objetos de metal, obsidiana y cerámica. La entrada general a la zona es de 45 pesos, en el área de taquilla hay un espacio techado para descansar después del recorrido, y el arqueólogo encargado del sitio ofrece visitas guiadas.

14. Kohunlich, Quintana Roo

Se localiza a menos de una hora de Chetumal, y lo que más destaca de Kohunlich es su templo de los mascarones que son el retrato de Kinich Ahau, dios del sol, una de ellas aún conserva restos de la pintura roja que los arqueólogos suponen cubría todo el templo.

Por su ubicación y estilo escultórico, se deduce que el pueblo asentado aquí, tuvo relación con las etnias del norte de Belice. Cuenta con otros templos y plazas que tuvieron diferentes propósitos mientras esta urbe estuvo habitada. El costo de acceso es de 70 pesos, en el lugar encontrarás taquillas, estacionamiento y sanitarios.

15. Los Cerritos de San Cristóbal Tepatlaxco, Puebla

Un centro fortificado de influencia olmeca es Tepatlaxco, ubicado a tan solo dos kilómetros de San Martín Texmelucan. Dentro de este sitio se encuentran nueve basamentos piramidales con alturas que van desde los 2.5 hasta los 9 metros, y el basamento mayor es de 36 metros por lado.

En el Talud E pueden observarse aún cinco escalones construidos con piedra volcánica, mientras el resto están hechos de tepetate y piedras, además en el resto de escalinatas se aprecia un aplanado de cal y arena. La entrada a esta sitio arqueológico es gratuita.

16. Lambityeco, Oaxaca

A 28 kilómetros de Oaxaca capital se ubica Lambityeco, una urbe con un desarrollo paralelo a Monte Albán y que se dedicaba principalmente a la producción de sal, por su cercanía con el Río Salado. Evidentemente zapoteca por sus murales, estucos y artefactos, este sitio arqueológico es realmente asombroso.

Sus estructuras más antiguas son el Palacio de los Sacerdotes y el Palacio de los Caciques. Sobre estas líneas se encuentra la escultura en estuco de Cocijo, el dios zapoteca de la lluvia. La entrada general es de 45 pesos y se puede llegar al sitio en transporte público tomando la ruta que va a Mitla.

17. Mayapán, Yucatán

Muy cerca de Mérida se yergue Mayapán, una de las antiguas ciudades-estado del imperio maya, con algunos elementos que indudablemente nos hacen pensar en otra de las principales ciudades el imperio: Chichén Itzá, sitios como el observatorio, las columnas o la pirámide principal.

En su época de mayor esplendor, Mayapán estuvo habitada por 12mil personas, además en un área de solo 12 km2 se han encontrado más de 4 mil estructuras, muchas de las cuales aún no han sido excavadas. La entrada al sitio es de 45 pesos, excepto los domingos, cuando la entrada para los mexicanos es libre.

18. Dzibanché - Kinichná, Quintana Roo

Dzibanché Foto: HJPD

Dzibanché en maya significa escritura en madera, recibe este nombre debido a las inscripciones encontradas en los dinteles del Templo VI. A partir del año 200 dC se empiezan a levantar los edificios monumentales que quedan hasta nuestra época y que son mudos testigos del esplendor de esta ciudad maya.

El estilo arquitectónico predominante es el Petén, entre las ofrendas y otros restos encontrados, se deduce que Dzibanché estuvo involucrado en la conquista de varios pueblos. Por su parte Kinichná es la acrópolis de Dzibanché, se encuentra solo a 2 km de esta, comunicada por un sacbé. La admisión general es de 60 pesos, y se encuentra a solo 63 kilómetros de Chetumal.

19. Cuicuilco, Ciudad de México

En Tlalpan, al sur de la Ciudad de México se encuentra la pirámide de Cuicuilco, su asentamiento probablemente estuviera en el delta de las aguas que bajaban desde el bosque de Tlalpan hasta el lago de Texcoco, asegurando con esto la disponibilidad del vital líquido a la población.

La razón de su abandono fue la erupción del volcán Xitle, lo que obligó a la población a reacomodarse. Sin embargo, aún se conservan 8 estructuras de la antigua ciudad, además de la gran pirámide se tiene Cuicuilco B en el Deportivo de la Unidad Habitacional Villa Olímpica, el montículo circular de Peña Pobre y la pirámide de Tenantongo. Las visitas guiadas, la entrada a la zona y al museo de sitio son gratuitos.

20. Ixcateopan, Guerrero

Ixcateopan Foto: INAH

Situada a 30 kilómetros de Taxco, Ixcateopan es una zona arqueológica que al inicio estuvo ocupada por los chontales, pero en un giro de la historia fueron sometidos y conquistados por los mexicas, desde entonces se consolidó como un sitio de recolección de los tributos que se rendían a Tenochtitlan.

Entre los restos se pueden observar cuartos, una plaza principal, sitios de almacenamiento, y el uso de todos los materiales de la zona como mármol, losa, caliza y piedras lisas que fueron cubiertas de estuco y pintadas. Su actividad principal fue la producción del algodón. La entrada es libre y en el sitio hay sanitarios y un área de recepción.

21. Coatetelco, Morelos

Coatetelco Foto: INAH

Su nombre en náhuatl significa "lugar de las serpientes en los montículos de piedra", erigido a las orillas de la laguna que lleva el mismo nombre, por la fertilidad de sus tierras. En la zona aún se conserva un juego de pelota, un templo-pirámide y algunas otras estructuras.

La caída de Xochicalco fue el momento de mayor esplendor para Coatetelco. En algunos muros y escaleras aún se puede observar la presencia de estuco. Bajo la escalinata principal del juego de pelota se encontraron cientos de objetos provenientes de ofrendas y elaborados de distintos materiales como jade, obsidiana, cerámica y aleación cobre-bronce.

México sin duda no dejará de sorprendernos, pues continuamente los arqueólogos nos deleitan con nuevos hallazgos en lugares impensados, y otros en sitios que ya han sido previamente estudiados, pero que en sus vastas extensiones aún guardan secretos escondidos entre la tierra y la vegetación.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio