Micronovas: un nuevo tipo de explosión estelar que puede quemar lo equivalente a 3,500 millones de pirámides de Guiza en cada estallido

Micronovas: un nuevo tipo de explosión estelar que puede quemar lo equivalente a 3,500 millones de pirámides de Guiza en cada estallido
Sin comentarios

Un grupo de astrónomos ha observado e identificado una nueva forma de explosión estelar a la que denominaron micronova. Usando el Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO) pudieron captar una serie de pequeñas explosiones termonucleares nunca antes vistas en estrellas blancas que duraron solamente unas cuantas horas.

De acuerdo con el informe publicado en la revista Nature, estos estallidos recién descubiertos que ocurren en la superficie de ciertas estrellas, pueden quemar cada uno lo equivalente a 3,500 millones de pirámides de Guiza en material estelar en muy poco tiempo.

“Hemos descubierto e identificado por primera vez lo que llamamos una micronova”, explica Simone Scaringi, astrónoma de la Universidad de Durham en el Reino Unido que dirigió el estudio, “el fenómeno desafía nuestra comprensión de cómo ocurren las explosiones termonucleares en las estrellas. Pensábamos que sabíamos esto, pero este descubrimiento propone una forma totalmente nueva de lograrlos” , agrega.

La diferencia con las novas

Las micronovas son eventos extremadamente potentes, pero pequeños a escalas astronómicas y con menor energía que otras explosiones estelares, como las novas, conocidas desde hace siglos. En ambos casos el evento se da en enanas blancas, que son estrellas muertas, y que cuentan con una masa similar a la de nuestro Sol, pero con el tamaño de la Tierra.

El principio funciona igual tanto en las novas como en las micronovas: una enana blanca en un sistema de dos estrellas puede "robar" material, principalmente hidrógeno a su estrella compañera si esta se encuentra lo suficientemente cerca.

A medida que este gas cae sobre la superficie muy caliente de la estrella enana blanca, hace que los átomos de hidrógeno se fusionen en helio de forma explosiva.

En las novas, estas explosiones termonucleares se dan a lo largo de toda la superficie, permitiendo que la enana blanca arda y brille intensamente, pero en las micronovas, se dan a menor escala y son mucho más rápidas, durando unas horas, ocurriendo en las estrellas que tienen fuertes campos magnéticos, canalizando el material directamente a sus polos.

Esto produce "bombas de microfusión", señala Paul Groot, astrónomo de la Universidad de Radboud en los Países Bajos y coautor del estudio, que tienen aproximadamente una millonésima parte de la fuerza explosiva de una nova, de allí su nombre.

Sin embargo no son tan pequeñas como parecen: cada uno de estos estallidos puede quemar aproximadamente 20,000,000 billones de kg o 3,500 millones de pirámides de Guiza en material.

El reto: ubicar más de estos eventos

El equipo encontró por primera vez estas microexplosiones analizando los datos del Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS) de la NASA, descubriendo un inusual destello brillante de luz óptica que duró unas pocas horas, y tras buscar otras coincidencias, encontraron varias señales similares, de acuerdo con la coautora Nathalie Degenaar, astrónoma de la Universidad de Ámsterdam, Países Bajos.

Impresión artística de un sistema de dos estrellas, con una enana blanca (en primer plano) y una estrella compañera (en el fondo), donde pueden ocurrir micronovas. | Imagen: Mark Garlick

En total se pudieron observar tres micronovas con TESS, dos de enanas blancas conocidas y una adicional que requirió más observaciones con el instrumento X-shooter en el VLT de ESO para confirmar si efectivamente se trataba de una enana blanca.

El siguiente paso del equipo es capturar más de estos eventos "esquivos", para verificar las hipótesis desarrolladas hasta el momento y desarrollar teorías sobre otras formas en que se pueden desarrollar las explosiones termonucleares.

Imagen: ESO/M. Kornmesser, L. Calçada

Temas
Inicio