Virus de Nipah, explicado: síntomas, tratamiento, vacuna, cómo se transmite y los países afectados de su último brote

Nipah Virus
2 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

India está experimentando el brote más reciente del virus Nipah, que ya ha dejado al menos dos víctimas mortales durante casi un mes de emergencia sanitaria. A pesar de sus bajas cifras de mortalidad, este virus tiene tal nivel de riesgo, que la OMS lo incluyó desde hace años en su plan de investigación y desarrollo de enfermedades que pueden provocar pandemias, lista en la que se encuentra también el ébola, zika y hasta el COVID-19.

El virus de Nipah no es un virus nuevo, pues se han registrado brotes en Malasia y Singapur desde 1998, donde más de 100 personas perdieron la vida y casi 300 fueron infectados. Además, entre 1998 y 2015, dice Reuters, se han notificado más de 600 casos de infecciones humanas de este virus.

De acuerdo con la OMS, el virus Nipah se reconoció por primera vez en 1999 en Malasia, en un brote de criadores de cerdos. En el caso de Bangladesh, se le ubicó inicialmente en 2001, y en esta región, así como en el este de India, se registran brotes de forma periódica.

Adicionalmente, la Organización señala que otras regiones también pueden estar en riesgo de infección, pues se han encontrado pruebas en algunas especies de murciélagos del género Pteropus y en otras especies de murciélagos de países como Camboya, Ghana, Filipinas, Indonesia, Madagascar y Tailandia.

Cómo se transmite el virus Nipah

La OMS detalla que durante los brotes iniciales tanto en Malasia y Singapur, la mayoría de las infecciones a personas se dieron por contacto directo con los cerdos enfermos o sus secreciones contaminadas, por lo que se cree que la transmisión se produjo por las gotículas respiratorias o el contacto con secreciones nasofaríngeas (de la nariz o boca), o hasta con los tejidos de cerdos enfermos.

En el caso de los brotes documentados en Bangladesh e India, la fuente más probable, dice la OMS, fue el consumo de frutas o productos derivados de estas que estaban contaminadas con orina o saliva de murciélagos infectados, aunque de momento no hay estudios sobre la permanencia del virus en líquidos corporales o medio ambiente.

Murcielagos

De forma adicional se ha reportado la transmisión limitada de persona a persona entre familiares y cuidadores de pacientes infectados con el virus, a través de contacto directo con secreciones y excreciones humanas. Por ejemplo en India se informó de transmisión en entornos sanitarios al personal o a las visitas.

Cuales son los síntomas y secuelas del virus Nipah

Este virus muestra tres variantes de infección, pues puede ser asintomática, causar enfermedad respiratoria aguda o encefalitis letal, es decir, una inflamación del cerebro, específicamente del encéfalo.

Los infectados inicialmente presentan síntomas gripales, que pueden ir seguidos de mareos, somnolencia, alteración de la consciencia y signos neurológicos que indican encefalitis aguda.

También puede darse neumonía atípica y problemas respiratorios graves como disnea aguda, y en los casos más graves se puede registrar encefalitis y convulsiones, que terminan progresando hasta un coma entre 24 y 48 horas.{

Encefalitis Virus De Nipah

Por otro lado, el periodo de incubación del virus, es decir, el intervalo de la infección y el inicio de los síntomas es de entre cuatro y 14 días, aunque se han registrado casos, dice la OMS, de hasta 45 días.

Aunque la mayoría de las personas que sobreviven a la encefalitis aguda se recuperan por completo, aproximadamente el 20% de los pacientes se quedan con secuelas neurológicas residuales, como convulsiones y cambios de personalidad, aunque un pequeño número de personas recuperadas puede recaer o presentar encefalitis de aparición tardía.

Para el virus de Nipah, la tasa de letalidad está entre el 40 y el 75%, que puede variar por factores como el tipo de brote, la capacidad local de vigilancia epidemiológica y la atención clínica.

El diagnóstico, tratamiento y vacuna del virus de Nipah

Realizar el diagnóstico del virus Nipah es difícil, dice la OMS, ya que los signos y síntomas iniciales son inespecíficos y no hay alguna evidencia que apunte a su presencia, impidiendo que se detecten brotes y controles de la infección.

Los resultados de laboratorio también pueden verse afectados, por la calidad, cantidad, tipo y momento de obtención de las muestras, y el tiempo necesario para enviarlas a su análisis.

Eso sí, el virus se puede diagnosticar cuando el paciente se encuentra en fase aguda o de convalecencia mediante pruebas de laboratorio e historial clínico. Se recomienda el uso de pruebas PCR y la detección de anticuerpos mediante un examen de sangre ELISA.

Muestra De Sangre

A diferencia de otros virus y enfermedades, para el virus de Nipah no hay ni medicamentos específicos o vacunas que puedan hacer frente a la infección, a pesar de que se encuentra marcada como "prioritaria" en el plan de investigación y desarrollo de la OMS.

Como tratamiento, la OMS recomienda que se les dé a los pacientes un apoyo intensivo, principalmente para hacer frente a las complicaciones neurológicas graves y respiratorias.

Prevención del virus de Nipah

Ya que por ahora no se cuenta con vacunas para hacer frente al virus, se recomienda controlarlo en animales domésticos, ya sea con limpieza y desinfección sistemática en granjas de cerdo, cuarentenas en caso de sospechas de brotes, sacrificio de animales infectados, y la inhumación o incineración para reducir el riesgo de transmisión.

Virus De Nipah
Esta micrografía electrónica de transmisión (TEM) mostró varios viriones del virus Nipah que habían sido aislados de una muestra de líquido cefalorraquídeo (LCR) de un paciente.

Para evitar que se propague a seres humanos, los esfuerzos deben ir enfocados, recomienda la OMS, en reducir el riesgo de transmisión desde el murciélago, principalmente en el acceso que estos tienen a la savia de palmas datileras y otros productos alimenticios frescos.

Al manipular a animales enfermos o tejidos se deben usar guantes y ropa de protección, además de evitar el contacto físico sin protección entre las personas infectadas con el virus, además de lavarse las manos después de cuidar o visitar a personas enfermas.

Imagen: NIAID

Inicio