Nadie sabe cómo llegaron ahí, pero dos extraños asteroides aparecieron entre Marte y Júpiter: la clave está en que son demasiado rojos

Nadie sabe cómo llegaron ahí, pero dos extraños asteroides aparecieron entre Marte y Júpiter: la clave está en que son demasiado rojos
1 comentario

Un grupo de científicos de la Universidad Nacional de Seúl acaban de descubrir dos asteroides, inusualmente rojos en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter, el 203 Pompeja y el 269 Justitia. Estos dos objetos, son los más rojos a los conocidos en el cinturón y parecen haber llegado desde más allá de Neptuno, lo que podría proporcionar información sobre el sistema solar primitivo y entender cómo llegó a formarse tal y como lo conocemos el día de hoy.

De acuerdo con el reporte, publicado en The Astrophysical Journal Letters, el equipo de Sunao Hasegawa identificó los dos objetos en la Instalación del Telescopio Infrarrojo y el Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional de Seúl, gracias a que destacaban por contar con una tonalidad distinta al promedio.

Cinturon De Asteroides 2

Mientras que la mayoría de los objetos del Sistema Solar reflejan la luz azul, al carecer o tener muy pocos materiales orgánicos, los objetos del Sistema Solar Exterior (como el cinturón de Kuiper) tienden a verse en un tono rojizo, gracias a que cuentan con componentes orgánicos (carbono y metano), que son componentes bases del planeta.

Estos objetos, Pompeja con un tamaño de 110 kilómetros de diámetro y Justitia de apenas unos 50 km, según el descubrimiento vendrían del Cinturón de Kuiper, región que se extiende desde la órbita de Neptuno, donde se pueden encontrar los restos de la formación del sistema solar y que serviría como evidencia para probar la hipótesis de que algunos asteroides entre Marte y Júpiter provienen de esta región.

Conociendo los inicios del Sistema Solar

Este estudio buscaba observar y analizar los asteroides más grandes del Cinturón de Asteroides con un diámetro mayor de 100 kilómetros y serían objetos que sobrevivieron los primero días del Sistema Solar, permitiéndonos comprender las condiciones de vida hace 4,000 millones de años.

Además este resultado vendría a apoyar las teorías del Modelo de Niza, que habla sobre como los gigantes gaseosos de nuestro sistema establecieron sus órbitas. De acuerdo a este modelo, nuestros planetas gigantes se habrían formado más cerca del Sol, pero una inestabilidad obligó a Neptuno, Urano y Saturno a moverse hacia afuera en órbitas más alejadas mientras que Júpiter se acercó, dispersando al mismo tiempo a los asteroides ricos en materiales orgánicos y moviéndolos por todo el sistema solar.

Aún así, es necesario realizar observaciones adicionales para demostrar totalmente que vienen del cinturón de Kuiper. La buena noticia es que si se decidieran hacer investigaciones cercanas a través de sondas, se tardarían menos tiempos en llegar hasta ellos que si tuvieran que viajar hasta Neptuno

Temas
Inicio