Compartir
Publicidad

Exponernos constantemente a luz artificial podría causar osteoporosis

Exponernos constantemente a luz artificial podría causar osteoporosis
3 Comentarios
Publicidad

En un estudio publicado por la revista Current Biology se ha asegurado que exponernos de manera constante a la luz artificial podría provocar daños a nuestra salud, sobre todo ahora que el 75% de la población se encuentra expuesta a este tipo de iluminación.

A este resultado se ha llegado después de someter a varios ratones las 24 horas del día durante 24 semanas a luz artificial para medir los cambios que existieron en su organismo, provocando incluso principios de osteoporosis.

El ritmo biológico se reduce en un 70% al ser expuestos a luces artificiales, provocando cambios en la salud.

Esta investigación ha sido liderada por Johanna Meijer, del Centro Médico de la Universidad de Leiden en Holanda, quien encontró que la exposición constante a la luz reduce en un 70% el ritmo circadiano (ritmos biológicos) lo que termina afectando el sistema nervioso.

Sin embargo, uno de los datos más importantes que se encontraron es que el ser expuestos provocó una reducción de la función del músculo esquelético, lo que se puede traducir en que los ratones mostraron signos tempranos de Osteoporosis.

El ritmo circadiano es el reloj biológico de los seres vivos que se activa cada 24 horas y rige las funciones fisiológicas.

Como te decía, los ratones estudiados mostraron en sus huesos signos de deterioro, incluso los animales entraron en un estado pre-inflamatorio que normalmente se observaba en presencia de patógenos u otros estímulos dañinos.

Actualmente el 75% de la población mundial está expuesta a este tipo de luz durante la noche y podrían sufrir los síntomas que mostró el estudio, sin embargo, estos efectos negativos para la salud son reversibles.

El 75% de la población mundial está expuesta a luz artificial durante la noche

Es decir, cuando el ciclo natural de luz-oscuridad se restablece, los ratones volvieron a un ciclo normal después de dos semanas, las neuronas de la región del núcleo supraquiasmático recuperaron su ritmo normal y los problemas de salud se revirtieron.

Más información | New Scientist

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio