Imprimir objetos en 3D que puedan autorepararse: esta "tinta viva" quiere cambiar la forma de construir dispositivos médicos y edificios

Imprimir objetos en 3D que puedan autorepararse: esta "tinta viva" quiere cambiar la forma de construir dispositivos médicos y edificios
Sin comentarios

Un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard y el Hospital Brigham and Women's desarrollaron una "tinta viva" que puede utilizarse para imprimir materiales vivos y en general, cualquier estructura en 3D.

Para esto, mencionan en su artículo publicado en la revista Nature Communicatios, el equipo modificó genéticamente células de E.Coli para que generaran un producto que sirviera de base en una tinta, misma que se puede utilizar dentro de una impresora 3D tradicional.

Hasta ahora, los materiales vivos se habían diseñado para explotar la capacidad de la biología para curar y responder a los daños en entornos hostiles, generando así materiales autorreparables con una mayor vida útil y menor mantenimiento.

Sin embargo, cada vez que se buscaba el método adecuado para diseñar esos materiales y usarlos en diversas aplicaciones, como en dispositivos médicos, los ingenieros se encontraban con que no se adaptaban a las estructuras 3D deseadas.

Así crearon esta nueva "tinta viva capaz de repararse automáticamente

Para lograr este nuevo avance, se diseñaron bacterias capaces de generar nanofibras vivas. Luego los investigadores agruparon estas fibras y agregaron otros ingredientes, lo que permitió producir la primera etapa de la "tinta viva".

Tras obtener este primer material, hicieron el mismo procedimiento con otros microbios para producir otro tipo de fibras que fueron agregadas a la tinta.

Después se utilizó la tinta final para imprimir objetos en 3D que contaban con componentes vivos, lo que resultó en dos características del material: que segregaba azurina, un fármaco contra el cáncer al ser estimulado con determinadas sustancias y que capturaba el bisfenol A (una toxina) sin la ayuda de otros productos químicos o dispositivos.

Aunque la tinta todavía está lejos de ser una realidad a gran escala, los investigadores creen que se puede llegar a producir en masa diseñando microbios que produzcan "copias de si mismos", lo que llevaría a literalmente cultivarla en un frasco.

También consideran que esta técnica puede utilizarse para imprimir materiales de construcción renovables que pueden curarse a si mismos, concepto que se puede utilizar para la fabricación de hogares autosuficientes en la Tierra o incluso en la Luna y Marte.

Temas
Inicio